Frutismo

Modo Zen/ 2015.03.19

Las frutas no engordan, ¿o sí?

Recuerdo el momento en que empecé a comer frutas con moderación: estaba hablando con mi abuela y me dijo “yo me he engordado porque tomo mucho jugo de naranja.”

Comparte

Todo el mundo parecía estar de acuerdo con que el azúcar se convierte en grasa y eso fue suficiente prueba para mí. Comencé a controlar mis porciones juiciosamente para que coincidieran con lo que sugiere la pirámide alimenticia – más de tres porciones de frutas jamás.

Pronto aprendí un concepto que utilizan los nutricionistas para diseñar las dietas de las personas que quieren bajar de peso: intercambio de comida. ¿Qué es un intercambio? Básicamente es la cantidad mínima que se requiere de un alimento para obtener los nutrientes necesarios. Por ejemplo, medio banano, media manzana roja, media rodaja de piña, medio pocillo de guanábana o un pocillo de fresas, cada uno equivale a un intercambio de fruta. Y eso era lo que hacía yo: me comía tres intercambios al día y si llegaba a caer en el descuido de comerme media manzana roja de más, al otro día compensaba.

Es importante comer saludable, en eso estamos de acuerdo. Pero aparentemente no podemos ser tan saludables porque la fruta engorda, causa diabetes y puede aumentar nuestro nivel de colesterol. Así que además de comer saludable, debemos comer “balanceado y con moderación.” Aunque entiendo este consejo, me parece que puede ser malinterpretado fácilmente.

Algunos, como yo, sentirán la necesidad de restringir para no pasarse de cierto límite, mientras otros, como muchas personas que no quiero mencionar, pensarán que “cualquier pecado se compensa con una ensalada.”

La palabra moderación me hace pensar más en lo que la sociedad espera de mí que en lo que mi cuerpo realmente me está pidiendo. No es fácil interiorizar este concepto en una época en que nos sobrecargan con imágenes de cuerpos perfectos y nos invitan a hacer dieta todo el tiempo.

Por su parte, la idea de comer balanceado se confunde fácilmente con el “comer un poquito de todo.” Se crea una especie de pensamiento mágico en que la gente asume que sus malos hábitos se borran si comen lechuga de vez en cuando. ¿Realmente sólo necesitamos un poquito de todo o un poquito más de ciertos alimentos que de otros para que realmente sea una alimentación balanceada?

La gente cree que la fruta engorda pero no les tiembla la mano a la hora de echarle aceite de oliva a la ensalada. Es como si creyeran que agregándole aceite de oliva a todo lo que preparan, la comida automáticamente se vuelve más completa y nutritiva. Pero cada cucharada cuenta: acá cocinan los huevos con aceite y le echan también al arroz y a las pastas para que supuestamente no se peguen, también se asan las carnes, se hacen los guisos, se fritan los patacones, se saltean las verduras – todo con aceite.

Encima de eso,  consumen gaseosas, jugos de mentira y alimentos procesados llenos de sal, sabores artificiales y grasas. Pero debe ser ese jugo de naranja que se tomaron el que los está engordando. Debe ser que cada vez hay más casos de obesidad porque nunca antes en la historia se había comido tanta fruta. ¿Será que la culpa es de la fruta o será que la fruta que comen los colombianos la acompañan con queso, leche condensada y helado? En un país con una tendencia a parecerse cada vez más a Estados Unidos, en el que lo más barato no siempre es lo más saludable y en el que curamos cada mal con un medicamento distinto, ¿será que tres porciones de fruta son suficientes?

 

Paula Galán es la Coordinadora de La OV, una asociación que promueve la alimentación de origen vegetal con un énfasis en los productos naturales que no hayan sido procesados ni refinados. Dicho de otro modo, La Opción Vegetal recomienda basar la alimentación en los granos, almidones, legumbres, frutas, verduras, brotes, nueces y semillas, y de vez en cuando, si la persona lo desea, incluir alimentos procesados, refinados o de origen animal. Como Antropóloga, Paula busca crear una comunidad tolerante en torno al tema de la alimentación que permita que la gente logre construir en torno a los intereses comunes en vez de distanciarse por opiniones opuestas.

Entrada Siguiente
Entrada Anterior
Comenta esta publicación
Responsive Menu Clicked Image